Todo Sobre la Verdad Un mar claro alrededor de altos acantilados - Todo Sobre la Verdad La bandera

Diez Mandamientos

(Read Diez Mandamientos, Part 1 First)

Diez Mandamientos: El Origen de la Ley de Dios
Los Diez Mandamientos están registrados primeramente en el libro de Éxodo. Fueron dados por Dios en el Monte Sinaí, luego de que los israelitas escaparan de la esclavitud en Egipto. Los Diez Mandamientos son estatutos morales dados por Dios, a través de Moisés, para que los israelitas pudieran disfrutar de vidas fructíferas y santas. Los Mandamientos son importantes ya que forman las bases de la vida, de la ley y de la fe judía. Inscritos en tablas de madera, inicialmente Moisés rompió los Diez Mandamientos al enojarse por los pecados flagrantes de los israelitas. Luego fueron escritos de nuevo y guardados en el Arca del Pacto por mandato de Dios. Cuatro de los Mandamientos tratan principalmente de la relación del hombre con Dios. Los otros seis tratan principalmente de la relación del hombre con su prójimo.


Diez Mandamientos: Estándar de Santidad de Dios
Los Diez Mandamientos también eran conocidos como la Ley. Quebrantar la ley era una ofensa seria en el Israel antiguo. Desviarse en algún grado de los Diez Mandamientos era pecar y no cumplir con los estándares de santidad. Sabiendo que era imposible para cualquier ser humano el cumplir la Ley a la perfección, fue establecido un sistema mediado por los sacerdotes levitas. Mediante este sistema. Dios permitió que el antiguo Israel hiciera reparaciones por los pecados que cometían. Por ejemplo, un sacrificio apropiado involucraba el sacrificio de un cordero declarado sin defecto. Los sacrificios continuaron interminablemente, al igual que los pecados. El sistema de sacrificios de sangre no pretendía ser barbárico, sino simbólico de la gravedad del pecado. Yom Kippur, el día sagrado de los judíos, es un día de expiación reservado para la reparación de pecados.

Aunque Dios les dio los Diez Mandamientos a los israelitas, ellos no aplican solamente para los judíos. Los Diez Mandamientos reflejan el estándar de santidad de Dios para todo el mundo. Debido a que Dios es la autoridad universal de conducta moral, toda la humanidad está sujeta a Sus estándares. De acuerdo con la Biblia, nadie está exento de la Ley de Dios. Algunos dicen que los Diez Mandamientos no aplican para ellos, ya que ellos no crecieron con "religión." Sin embargo, las Escrituras revelan que los requerimientos de la Ley están escritos en nuestros corazones (Romanos 2:25), y por esto nuestras conciencias confirman nuestra culpa. Espere un momento. Ya que la mayoría de nosotros, en algún grado, hemos tratado de vivir una vida buena, contribuyendo con cosas positivas para nuestras familias y comunidades, ¿cómo puede Dios culparnos si hemos tratado de dar lo mejor de nosotros? Basados en el estándar de santidad de Dios: "todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios." (Romanos 3:23). Adicionalmente, a Dios no sólo le preocupan nuestras acciones, sino también la condición de nuestros corazones. En el Nuevo Testamento Jesús se refirió a la Ley cuando enfatizó que el odio es equivalente al asesinato y la lujuria al adulterio. Todos hemos tenido estos pensamientos. Ciertamente, de acuerdo al estándar de Dios, todos hemos pecado.


Diez Mandamientos: Revelando Nuestra Necesidad de un Salvador
Después de examinar los Diez Mandamientos algunos argumentan que Dios es injusto, o que impone un estándar sobre la humanidad que sabe que no podemos cumplir. ¿No parecería extremadamente cruel de parte de un Dios amoroso el condenar al hombre por la maldad que es parte inherente de la condición humana? La respuesta a esta desconcertante pregunta yace en Jesucristo. De hecho, Jesús vino a la tierra para resolver este dilema. Como los corderos sin defectos que eran sacrificados constantemente por los pecados de Israel, Jesús era perfecto, sin defecto, porque no tenía pecado. Como los corderos, Él fue sacrificado para la reparación de pecados. Sin embargo, a diferencia de los corderos, el sacrificio de Jesucristo redimió los pecados de toda la humanidad para siempre. A diferencia de los corderos, Jesucristo resucitó de los muertos y conquistó para siempre el pecado para toda la humanidad. La Biblia nos dice por qué Cristo tenía que convertirse en un sacrificio: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna"(Juan 3:16).


Diez Mandamientos: Amor sin Condena
Para muchos, los Diez Mandamientos son símbolos de condena que señalan nuestras faltas y errores. Algunos se sienten tan culpables que creen que Dios nunca los aceptará. Otros simplemente eligen rechazar a Dios, debido a que Su Ley es imposible de cumplir. Irónicamente, los Diez Mandamientos nunca fueron dados por Dios para condenar a la humanidad, sino para reprender a la humanidad. Los Diez Mandamientos actúan como un espejo, para "reflejar" la condición de nuestras almas. Cuando examinamos nuestras vidas a la luz de los Diez Mandamientos nos damos cuenta de nuestros defectos y de nuestra necesidad de redención. Jesucristo es nuestro redentor. Por lo tanto, Dios nos dio los Diez Mandamientos, no para condenar a la humanidad, sino para mostrarnos Su amor por nosotros. Porque, "Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).

¡Aprenda Más Ahora!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutTruth.org, Todos los Derechos Reservados